X

Winogrand, Garry

Nacimiento: Nueva York, Nueva York, 1928

Fallecimiento: Tijuana, México, 1984

Descripción:

«Lo único realmente difícil es cambiar de carrete cuando las cosas están sucediendo» afirmaba. Cuando murió en México en 1984, Winogrand dejó tres ex esposas, cuatro portfolios de edición limitada, su amada Leica M4, más de 2.500 rollos de película que habían sido expuestos pero no revelados, 6.500 rollos revelados pero de los que todavía no se habían hecho contactos y unos 3.000 rollos más, ya en forma de hoja de contactos, sin revisar.

Winogrand tenía la ligereza de los grandes, la falta de pretensión de los maestros, la curiosidad de un niño. Nació y creció en el Bronx. En 1948 se matricula en la Universidad de Columbia aunque su primer contacto con el fotoperiodismo llega en 1949 en las famosísimas clases de diseño de Alexey Brodovitch en la New School. Fue, como también Friedlander y Arbus, «educado» por el diseñador en la astonish me aesthetics. La obra de Walker Evans y Robert Frank tuvo una influencia esencial en su mirada.

Edward Steichen, el entonces director del departamento de fotografía del MoMA, incluyó dos obras suyas en la famosa exposición The Family Of Man, con más de 270 fotógrafos representados y que desbordó todas las expectativas de público y después en Seventy Photographers Look at New York(1957-1958).

La lucidez de John Szarkowski (figura esencial en la consideración de la fotografía como arte, y no simplemente un medio útil para la documentación de la realidad), le volvió a distinguir en varias exposiciones. Primero en Five Unrelated Photographers (1963) y después en The Photographer's Eye(1964) donde se examinaba la fotografía como arte o como medio de comunicación y memoria, para concluir en que lo esencial es la mirada del fotógrafo.

Szarkowski, al presentar a Garry Winogrand junto a Lee Friedlander y Diane Arbus en el MoMA, en la exposición New Documents, dió importancia a un nuevo fotógrafo cuyo fin era personal, íntimo: «no buscan reformar la vida, sino conocerla». Eran los nuevos documentalistas.

Pero antes de New Documents ya Nathan Lyons, conservador de la George Eastman House de Rochester, le había incluido también junto a Friedlander en la exposición Towards a Social Landscape(1966) —hoy considerada el germen de New Documents.

Los zoos le fascinaban y eso dio lugar a la serie The Animals (1969) donde ironizaba con la situación de un entorno lleno de animales enjaulados, y de seres humanos a su vez enjaulados por un recinto para observarlos. A Women are beautiful (1975) corresponde la emblemática imagen World’s Fair, New York City, 1964, donde presenta varias jóvenes hablando entre sí en un banco y observando el entorno.

Winogrand investigaba. No le interesaban las fotografías que reconocía, necesitaba encontrar «las otras». La leyenda cuenta que salía todos los días a la calle con su Leica, un objetivo gran angular, y diez rollos de Tri-X. Su particular encuadre (torcido, respondía a un eje alternativo al horizontal) y su dominio del gran angular hacen de sus fotografías composiciones que funcionan con la precisión de un reloj, donde todo tiene un sentido y está ahí con un propósito. Le llamaban el príncipe de las calles. Volvía a casa con Nueva York en los bolsillos.