X

González de la Serna, Ismael

Nacimiento: Guadix, Granada, 1898

Fallecimiento: París, 1968

Descripción:

Primo del escritor Ramón Gómez de la Serna, fue amigo en su infancia granadina de García Lorca yÁngeles Ortiz. Tras formarse en la Escuela de Artes y Oficios de Granada, a los dieciséis años se fue a Madrid. Sus visitas al Prado y su asistencia como alumno libre a la Academia de San Fernando resultaron decisivas en su formación. Así mismo, la exposición Grandes pintores impresionistas franceses, celebrada en el Museo de Arte Moderno de la capital, le impactó fuertemente. Su obra de esos años se enmarca dentro del naturalismo de la pintura española del momento, acusando influjos impresionistas, como se vio en su exposición en el Ateneo ese mismo año.

Entre 1917 y 1921 residió en Granada, para marcharse luego a París, donde entró en contacto con la vanguardia y se integró en la llamada Escuela de París. Conoció a Picasso –de gran influencia en su obra posterior–, quien, junto a Tériade y Zervos, elogiaron su primera exposición, celebrada en 1927 gracias a Paul Guillaume. El apoyo de todos ellos, junto al de Jean Cassou, fue fundamental para asegurarle el éxito en los años veinte. Influido por su entorno, su pintura de entonces se acerca al poscubismo. Continuaron las influencias clásicas y, más tarde, ciertos ecos del surrealismo.

En los últimos años veinte y primeros treinta realizó numerosas exposiciones, con éxito de crítica y ventas. Ilustró publicaciones como los Sonetos de Góngora en edición de Cahiers d’Art, o Impresiones y paisajes, de García Lorca. En 1932 expuso en Madrid, invitado por la Sociedad Ibérica de Amigos del Arte, y en Cannes contrajo matrimonio con la que fuera primera esposa de Zervos. Juntos viajaron a Madrid y de ahí a Granada en 1933. Los tonos expresionistas de su pintura, de ciertas resonancias germánicas, se acentuaron con la Guerra Civil. A partir de entonces, se retiró del mundo artístico para buscar nuevas experiencias plásticas. Su obra fue desprendiéndose de la influencia del cubismo para alternar diversas fases, marcadas por el surrealismo, el expresionismo y la abstracción. Paralelamente, se acentuó la preocupación técnica en detrimento del tema. Sus bodegones, paisajes y figuras recogían una visión esperpéntica y expresionista de la España trágica. En 1937 participó en el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París.

Tras la guerra, apareció en escasas ocasiones en los escenarios del arte. A sus experimentos con la abstracción siguió una vuelta al naturalismo, desarrollando un estilo neoclásico que fue enriqueciendo con distintos elementos de las vanguardias. Volvió a la vida pública en 1952, aunque celebró pocas exposiciones. Con motivo de su muerte en 1968 en París, un grupo de amigos le rindió homenaje en Granada.

Noemi de Haro