X

Miró, Joan

Nacimiento: Barcelona, 1893

Fallecimiento: Palma de Mallorca, 1983

Descripción:

Nacido en una familia de tradición artesanal, estudió comercio y asistió a las clases de la Llotja en Barcelona desde 1907, donde tuvo como profesores a Urgell y Pascó. Entre 1912 y 1925 fue alumno en la clase de Francesc Gallí, abierta a la pedagogía moderna. Allí conoció a Artigas y Ricart. En 1918 realizó su primera exposición individual en las Galeries Dalmau de Barcelona. Al año siguiente viajó a París, donde entró en contacto con PicassoJacob y miembros de la corriente dadaísta como Tzara. Desde entonces vivió entre la capital francesa y Mont-Roig. Su pintura, influida hasta el momento por el fauvismo, el expresionismo y el cubismo, empezó a evolucionar hacia una mayor definición formal.

En 1921 conoció a MassonReverdyJacob y Raynal y, poco después, a Breton. Un año después participó en la primera muestra de pintura surrealista celebrada en París, en la Galerie Pierre. Junto a Max Ernst, realizó los decorados y el vestuario del ballet Romeo y Julieta para la compañía de Diaghilev.

Elaboró varios “cuadros-objeto” en 1928 y, dos años más tarde, sus primeros “objetos poéticos”. En Nueva York expuso por primera vez en 1930 en la Valentine Gallery y, al año siguiente, mostró una serie de “cuadros-objeto” en la Galerie Pierre Matisse: pruebas de que su obra empezaba a ser reconocida internacionalmente. En la década de los treinta afirmó su deseo de abandonar la pintura convencional en pro de una forma de expresión contemporánea y libre, y se fue alejando del círculo surrealista para desarrollarse de forma independiente. En 1934 inició sus “pinturas salvajes”, caracterizadas por el empleo del claroscuro, un fuerte modelado, vivos colores y distorsión formal de las figuras. En 1937 realizó el mural El segador, encargo del gobierno de la Segunda República española para el Pabellón de la Exposición Internacional de París.

Durante la Segunda Guerra Mundial dejó París por Varengeville, para ir, tras el bombardeo de Normandía, a Palma de Mallorca y Mont-Roig. Desde 1944 retomó la pintura sobre tela. Sus cuadros posteriores a la guerra son de formato mayor y depurada estética. En esos momentos experimentó también con la escultura en bronce y la cerámica, técnica con la que realizó murales para espacios abiertos y edificios públicos, y en la que trabajó con Josep Llorens i Artigas. Durante una estancia en Nueva York, profundizó en el campo del grabado en el taller de Stanley W. Hayter.

En 1958 inauguró los murales de cerámica de la UNESCO, trabajo que le valió el Gran Premio de la Fundación Guggenheim. En 1975 se inauguró la Fundació Miró de Barcelona, en un edificio proyectado por José Luis Sert que alberga una amplia selección de pinturas, esculturas y obra gráfica donada por el artista.

Noemi de Haro