X

Rebull, Joan

Nacimiento: Reus, Tarragona, 1899

Fallecimiento: Barcelona, 1981

Descripción:

Se inició como escultor de la mano de Pau Figueras en Reus. En 1915 se trasladó a Barcelona para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios y, posteriormente, en la Escuela de la Llotja. Continuó su formación en el taller del marmolista Bechini. En 1918 creó el grupo Els Evolucionistes, que pretendía ofrecer una alternativa artística crítica con el noucentisme imperante. Entonces, en el Cercle Artístic de Sant Lluc, conoció a sus principales valedores, Joan Merli y Sebastià Gasch.

Entre 1926 y 1929 vivió en París, donde entró en contacto con Picasso, Paul Éluard o André Cayatte. En 1929 pronunció una provocadora conferencia en el Centre de Lectura de Reus, presentando sus ideas vanguardistas acerca del concepto de escultura a través de sentencias crípticas y música de jazz. Su obra escultórica era de un realismo sintético, hierático y de formas puras. También en ese año se dio a conocer su faceta de dibujante en la sala de La Gaceta Literaria, en Madrid. Algunas de estas obras habían sido realizadas en París y mostraban elementos surrealizantes. La difusión de estas composiciones originó una viva polémica entre Josep Maria JunoySebastià GaschJoan CortèsJuan Chabás y otros críticos y comentaristas.

Su simpatía con el Estat Català le valió ser elegido diputado del mandato provisional de la Generalitat de Cataluña en 1931. Durante la Segunda República se comprometió con la salvaguarda del patrimonio. Así, entre 1931 y 1935, fue vocal técnico de la Generalitat en la Junta de Museos. En 1932 presidió el Saló de Montjuïc, cuyo progresismo se contraponía al académico Salón de Barcelona. En 1933, el Museo Nacional de Arte Moderno de Madrid expuso algunos de sus dibujos y esculturas junto con obras del que consideraba su maestro, Enric Casanovas. En 1934 fue elegido miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Jordi. Preocupado también por la renovación pedagógica en el campo del arte, en 1935 se implicó, con Ignasi Mallol, en la creación del Taller-Escola de Pintura i Escultura de Tarragona.

En plena Guerra Civil, en 1938, obtuvo el Premio Campeny, así como el Nacional de Escultura. En 1939, el Gobierno republicano le encargó a él, a Luis Quintanilla y a Joaquim Sunyer, la decoración del pabellón español de la muestra internacional de Nueva York, proyecto que no pudo ver la luz. Exiliado en París y en Londres, regresó a Barcelona en 1948. En 1951, su obra recibió el reconocimiento oficial con el gran premio de escultura de la I Bienal Hispanoamericana de Arte, y empezó a ser requerido para encargos oficiales, jurados y exposiciones. En 1981, un mes antes de morir, le fue entregada la Medalla de Oro de la Generalitat de Cataluña.

Noemi de Haro