X

Echevarría, Juan de

Nacimiento: Bilbao, 1875

Fallecimiento: Madrid, 1931

Descripción:

Hijo del industrial Federico Echevarría, su preparación estuvo encaminada desde la infancia a la administración de los negocios paternos. Recibió una educación cosmopolita; cursó el bachillerato en Francia y la carrera de ingeniero entre Inglaterra y Alemania. Hacia 1900 volvió a su ciudad natal y asumió la dirección de la siderúrgica familiar, puesto que abandonó pasados dos años, tras la muerte de su madre. Fue entonces cuando decidió dedicarse exclusivamente a la pintura. Su formación artística comenzó en Bilbao, en el estudio de Manuel Losada, pintor relacionado con el localismo vasco. En la capital vizcaína conectó con los círculos de artistas e intelectuales del momento: UnamunoGutiérrez Abascal, GuiardIturrino y Regoyos.

A partir de 1903 continuó su instrucción en París, donde asistió a la academia de Rodolphe Julien y acudió a las tertulias del Café Lapin Agile, local frecuentado por PicassoDegasZuloaga o Gauguin, entre otros. En 1908 se casó con Enriqueta Normand Böer. Tres años después, y gracias a la intervención de su amigo Paco Durrio, concurrió al Salón de Otoño parisino, ocasión que le valió los elogios de Guillaume Apollinaire.

Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, se trasladó a España, donde, antes de establecerse en Madrid, pasó sendas temporadas en Granada y Ávila. En el sur realizó los paisajes del Albaicín y composiciones de gitanas, manifestando un primitivismo próximo a Gauguin. Unos meses después inauguró su primera exposición individual en la Sociedad de Artistas Vascos de Bilbao, de la que era miembro activo. Allí se exhibieron varios dibujos de Ondarroa, que se volvieron a mostrar en 1917 en la sala del Ateneo de Madrid. Fue precisamente en la capital donde retrató a varios artistas e intelectuales españoles, sobre todo, de la generación del 98, como Pío BarojaAzorínValle-InclánJuan Ramón JiménezUnamunoMaeztu, etc., con quienes estableció contacto en las tertulias del Café del Gato Negro. También compuso numerosas naturalezas muertas y paisajes, dentro de un estilo relacionado con el cromatismo fauve y la composición gauguiniana, influido por el ambiente en el que se movía durante su período francés. La pintura vasca regionalista de principios de siglo también tuvo repercusión en su obra, sobre todo a partir de la figura de Adolfo Guiard.

En 1923 celebró una nueva exposición individual en el Salón de los Amigos del Arte en Madrid, experiencia que repitió dos años más tarde. Con motivo de ésta, Juan de la Encina escribió en La Voz: “Ha vivido como un benedictino paciente, incansable, reflexivo, torturado intensamente por su propia sensibilidad, siempre insatisfecha, acuciadora, terrible en el sentido crítico que volvía furiosamente contra su misma creación”. Su última exposición individual tuvo lugar en la Galería Witcomb de Buenos Aires en 1927, cuatro años antes de su muerte.

Isabel Menéndez