X

Zabaleta, Rafael

Nacimiento: Quesada, Jaén, 1907

Fallecimiento: Quesada, Jaén, 1960

Descripción:

En 1925, el joven Zabaleta marchó a Madrid para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando. En 1932, una obra suya fue elegida para ilustrar la reseña de la exposición de los alumnos escrita por Manuel Abril en Blanco y Negro. Unos años después, en 1935, viajó a París, donde tuvo la oportunidad de conocer y estudiar las obras de los artistas contemporáneos más destacados.

Afiliado a la Unión Republicana, tuvo un papel activo en la defensa del patrimonio cultural español durante la Guerra Civil: fue nombrado Delegado del Tesoro Artístico Nacional en 1937 y, como tal, se encargó de realizar los trabajos de protección y recuperación del patrimonio en Valencia, Guadix y Baza. En esas fechas empezó a trabajar en una serie de dibujos sobre la guerra. Terminado el conflicto, fue recluido en el campo de concentración de Higuera de Calatrava, junto con sus amigos Alfonso Caballé y Cesareo Rodríguez-Aguilera. Puesto en libertad al cabo de quince días, marchó a Madrid, pero fue denunciado por su actuación en el Tesoro Artístico Nacional y encarcelado en Jaén, donde le incautaron los dibujos realizados durante la guerra.

Cuando salió de la prisión se instaló en Madrid y se incorporó a la vida intelectual de la capital, pintando en el Círculo de Bellas Artes y participando en tertulias como la del Café Gijón. Zabaleta estaba en contacto con los grupos artísticos más destacados de la España del momento, pero también con los artistas que se encontraban en París. En 1942, la Galería Biosca organizó su primera exposición individual. Al año siguiente, Luis Felipe Vivanco le presentó en el Primer Salón de los Once, celebrado en la Galería Biosca y organizado por la Academia Breve de Crítica de Arte de Eugenio d’Ors.

El pintor estuvo inmerso en las actividades que favorecieron la renovación en el campo artístico español del franquismo en la década de los cincuenta. En 1951 celebró una exposición individual en el Museo Nacional de Arte Moderno y una de sus obras fue premiada en la I Bienal Hispanoamericana de Arte. En 1955 participó en el Primer Congreso de Pintura Abstracta. También entonces se premió su trabajo en la III Bienal Hispanoamericana, celebrada en Barcelona. Desde 1957, Zabaleta tomaba parte con asiduidad en los Salones de Mayo, organizados por la recién creada Asociación de Artistas Actuales de Barcelona. En 1959 colaboró en la Sociedad Anónima de Intelectuales y Artistas para promover un futuro Museo de Arte Contemporáneo en Barcelona. En 1960, cuando varias salas del pabellón español de la Bienal de Venecia estaban dedicadas a su obra, una hemorragia cerebral acabó con su vida.

Noemi de Haro