X

Varo, Remedios

Nacimiento: Anglès, Gerona, 1908

Fallecimiento: México D. F., 1963

Descripción:

Nace en el seno de una familia burguesa y librepensadora que apoyará sus aficiones artísticas desde la juventud. Su padre, ingeniero de profesión, será determinante en su temprano y vivo interés por las ciencias naturales. Tras vivir parte de su infancia en Tánger y Algeciras, en 1917 se instala con su familia en Madrid. Entre 1924 y 1930 estudia en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde conoce al también pintor Gerardo Lizárraga. Ese año expone en la Unión de Dibujantes Españoles.

En 1930 se casa con Lizárraga y se trasladan a Barcelona. Entablan amistad con el círculo de la vanguardia artística de la ciudad, mientras aceptan trabajos comerciales en una agencia de publicidad para sobrevivir, constante ésta en la vida de Varo. Comparte estudio con Esteban Francés. En 1935, año en que conoce a Óscar Domínguez y Marcel Jean, celebra una muestra conjunta con José Luis Florit en una cafetería de la Gran Vía de Madrid, presentado ya obras de carácter surrealista. En su producción de estos años, poco conocida, destacan sus collages. En 1936 participa en la Exposició Logicofobista de Barcelona y entra en contacto con Éluard.

Al comienzo de la Guerra Civil conoce a Benjamin Péret, con el que en 1937 se traslada a Francia. Allí se integra en el círculo surrealista más exclusivo Breton, Ernst y Leonora Carrington, a quien le unirá una intensa complicidad y participa como “Remedios” en las actividades del grupo.

La invasión nazi provoca su salida de París y en 1941 llega con Péret a México, donde se establecerá hasta su muerte. El poeta regresa a París en 1947 y, coincidiendo con esta separación, Remedios Varo se reúne con su hermano Rodrigo, responsable de una misión clínica sobre el estudio de la malaria, en una expedición por el Orinoco. Durante ese viaje por Venezuela realiza dibujos científicos.

En 1949 regresa a México, donde, en 1952, se une a Walter Gruen, un refugiado político. Deja definitivamente los trabajos comerciales y se consagra a la creación, realizando a partir de entonces lo más significativo de su obra, de fuerte carácter onírico y literario. Así, desde mediados de los años cincuenta comienza su verdadera carrera, con exposiciones individuales y colectivas en la Galería Diana, Galerías Excélsior –donde obtiene el primer premio del Primer Salón de la Plástica Femenina en 1958–, o la participación en la Segunda Bienal Internacional de México. Recibe numerosos encargos y alcanza el éxito. En 1962 celebra su segunda y última exposición individual en la Galería Juan Martín de la ciudad de México.

Isabel Menéndez