Asistir y acompañar a niños en estado terminal en Costa Rica

La Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo se ocupa de menores que sufren enfermedades graves y terminales

La Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo se ocupa de menores que sufren enfermedades graves y terminales La Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo se ocupa de menores que sufren enfermedades graves y terminales

Sufrir una enfermedad grave, estar en fase terminal o en una condición de vida limitada, de por sí son situaciones que generan mucho estrés a los pacientes y un enorme desgaste en cuidadores y familias.

Todos los niños atendidos por la Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo están en la fase terminal de su enfermedad y sufren de dolor crónico. Algunas de las condiciones que sufren estos menores son las siguientes: deterioro motor, postural y movimiento, necesidad del uso de oxígeno domiciliario por patologías pulmonares crónicas asociadas a sus enfermedades de base, o necesidad de vivir conectados a un respirador. La Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo promueve mejorar sus cuidados y aumentar su calidad de vida. Esta organización a día de hoy atiende a unos 2.750 pacientes.

Dadas las dificultades respiratorias de los pacientes, la fundación cuenta con un profesional en Terapeuta Respiratorio que ayuda a estos niños y sus familias en la atención directa y ofrece asistencia domiciliaria en todo el territorio nacional de Costa Rica.

Además, gracias a la intervención de un psicólogo especializado en paliativos se realizan diversas sesiones individuales con los pacientes o con alguno de los miembros de sus familias, así como sesiones familiares y también a nivel comunal, para activar las redes de apoyo al niño y a su familia. El psicólogo hace una valoración del entorno del paciente y de la dinámica familiar del menor a través de consultas y visitas domiciliarias con el fin de mejorar la atención que recibe el paciente en todas las esferas de su vida.

Además, se trabaja en el fomento de la expresión de sentimientos y comunicación asertiva para el personal que atiende a los menores así como en el acompañamiento en los momentos en los que comuniquen noticias impactantes o dolorosas a las familias. Dicho acompañamiento se brinda desde el ingreso de los menores hasta el momento del diagnóstico, durante la evolución de su enfermedad, en las etapas de agonía y fallecimiento, así como en los momentos posteriores, a través del grupo de duelo semanal.

Asistir, aminorar el dolor y acompañar tanto al enfermo como a sus familias es la labor de esta organización que, además de contar con un profesional en terapia respiratoria y una psicóloga, ofrece a los pacientes un enfoque integral multidisciplinario, gracias a un médico, enfermería, una terapeuta física y un nutricionista, que trabajan para mejorar sus condiciones de vida.