Castellanos, Luis

Inicio > Arte y Cultura > Colecciones > Castellanos, Luis

Autor

Luis Castellanos

Nacimiento:
Madrid, 1915

Fallecimiento:
Madrid, 1946

Descripción

Artista de corta pero intensa trayectoria, Luis Medina Castellanos nació en Madrid en un ambiente relacionado con el mundo artístico. A los catorce años ingresó en la Escuela Municipal de Artes Industriales, gracias a cuyas becas y pensiones participó en muchos de los cursos de verano recorriendo Castilla, Galicia, el País Vasco, Aragón, Baleares, Portugal, etc. Su producción de este período tiene ciertos visos surrealistas. Su obra se transformó cuando, con tan sólo dieciséis años, comenzó a interesarse por el arte nuevo, coincidiendo con la llegada a Madrid, en 1933, del pintor uruguayo Joaquín Torres García, quien le abrió nuevas perspectivas, convirtiéndose en su maestro y amigo.

Participó entonces en la exposición colectiva de Arte Constructivo en el Salón de Otoño, llevada a cabo por los artistas del Grupo Constructivo, fundado por Torres García y constituido por Manuel Ángeles Ortiz, Germán CuetoDíaz YepesJulio GonzálezMaruja MalloMateosMoreno VillaBenjamín Palencia y Rodríguez Luna.

A pesar de su corta edad, en 1934 inauguró una exposición individual en el Ateneo de Madrid, para la cual pronunció una conferencia bajo el título “La pintura soviética de hoy”. Las críticas que recogieron este evento fueron escasas. Guillermo Torres escribiría en el número 28 de La Gaceta del Arte: “Tras una fase de vaga aproximación surrealista, Castellanos se ha dado a la pintura abstracta y constructiva. Superficies bidimensionales –o sea, sin profundidad– divididas con simetría en rectángulos y espacios, muy ligeras, pero originalmente coloreadas”.

Tras la vuelta del uruguayo a Montevideo colaboró asiduamente con Maruja MalloBenjamín Palencia y Alberto Sánchez, formando parte de la primera Escuela de Vallecas e interesándose por la segunda. Introdujo la preocupación por la proporción áurea, influido por su propia traducción del libro De la divina proporción, de Luca Pacioli. Su interés por los problemas del número áureo le llevó a estudiar la trascendencia de este elemento en la obra de artistas como SeuratJuan Gris y otros pintores de la Escuela de París.

Entre 1935 y 1936 elaboró diversos murales y decoraciones en un estilo muy personal. Realizó obras constructivistas, que alternó con composiciones claramente figurativas; orientación esta última que, a partir de entonces, dominará su producción. Se incorporó al grupo ADLAN (Amics de l’Art Nou), movimiento artístico catalán fundado en Barcelona en 1932 por Joan PratsJosep Lluís Sert y Joaquim Gomis con el objetivo de promover el arte de vanguardia.

El mismo año de su muerte, 1946, presentó su obra en el Museo de Arte Moderno de Madrid, pronunciando una conferencia titulada “Realidad y Realismo”, donde distinguió dos sistemas de la realidad en la pintura: “realidad local-temporal y realidad sin lugar y sin movimiento. Realidad que capta el aspecto y realidad que cala en la permanencia. Realidad formada por datos y realidad formada de normas”.

Isabel Menéndez