Fernández, Luis

Inicio > Arte y Cultura > Colecciones > Fernández, Luis

Autor

Luis Fernández

Nacimiento:
Oviedo, 1900

Fallecimiento:
París, 1973

Descripción

A partir de 1909, Luis Fernández vivió en Barcelona, donde simultaneó los estudios con su trabajo en una joyería, al principio, y en un taller fotográfico, después. En 1912 se matriculó en la Escuela de Bellas Artes, donde conoció al que consideraría su maestro, José Mongrell y Torrent. Desde 1917 trabajó en oficios relacionados principalmente con la tipografía, y se especializó en la técnica offset.

A principios de la década de los veinte decidió marchar a París; en 1924 ya trabajaba en una imprenta parisina. Entró en contacto con los artistas españoles residentes en la ciudad, como BoresViñesÁngeles Ortiz o De la Serna. En 1925 participó en la Exposición de Artistas Ibéricos celebrada en Madrid. Al año siguiente se incorporó al movimiento purista de Ozenfant y Le Corbusier. En 1927 fue admitido en la logia masónica Fraternité du Grand Orient de France.

A finales de los años veinte, su obra mostraba una fuerte influencia de Mondrian y del movimiento De Stijl. En 1931 fue uno de los fundadores de Abstraction-Création, grupo con el que colaboró hasta 1934. También contactó, a través de Josep Lluís Sert, con el GATCPAC, y publicó en su revista, AC(Documents d’Activitat Contemporània), sus primeros escritos sobre arte, a los que siguieron los aparecidos en D’Ací i d’Allá y Cahiers d’Art.

En 1936 cerró su etapa dedicada a la abstracción geométrica y se acercó al surrealismo; su amistad con Éluard y Breton marcó su trayectoria entonces. Participó en diversas exposiciones colectivas y colaboró con Picasso en el telón para 14 Juillet, de Romain Rolland.

Un año después participó, en Barcelona, en la salvaguarda del patrimonio artístico español. Acabada la Guerra Civil, se sumó a las exposiciones que organizaron los creadores españoles exiliados para expresar su repulsa a la dictadura franquista. En los años cuarenta se distanció del surrealismo para asumir la influencia de Picasso, y realizó varias cabezas de animales muertos con un lenguaje expresivo y dramático. Posteriormente, su obra se fue serenando, tanto en la temática y la estética, como en el proceso de ejecución.

En 1950 celebró su primera exposición individual en la Galerie Pierre de París. Definió entonces su estilo, retomando, en distintas series, los análisis teóricos de sus primeros años. Desde 1948 pintó paisajes de Burdeos, lugar que frecuentaba con su esposa. En 1954, a raíz de la muerte de ésta, sufrió una crisis nerviosa, tras lo cual su temática se centró en las marinas y los animales de granja.

Sus exposiciones en la década de los sesenta no alcanzaron el éxito esperado. En 1972, un año antes de su muerte, el Musée National d’Art Moderne francés organizó su exposición antológica en el palacete Rothschild.

Noemi de Haro