Apoyo integral para 230 niños y jóvenes que luchan contra el cáncer en México

La Casa de la Amistad les ofrece refuerzo emocional, educativo, alimenticio, de transporte y de alojamiento

La Casa de la Amistad les ofrece refuerzo emocional, educativo, alimenticio, de transporte y de alojamiento La Casa de la Amistad les ofrece refuerzo emocional, educativo, alimenticio, de transporte y de alojamiento

El cáncer infantil es una de las causas principales de mortalidad infantil en México. Cada año de producen 5.000 nuevos casos. Su diagnóstico y tratamiento tiene implicaciones a nivel emocional, psicológico, social, familiar y económico. Para recibir tratamiento los menores y jóvenes mexicanos deben acudir a la capital del país, donde deben pasar largas estancias con el coste que ello supone. La frustración, el abandono de los estudios, el rechazo social, el sufrimiento familiar, son algunas de las consecuencias de la enfermedad, por no hablar del coste económico inasumible para la mayoría de las familias.

La Casa de la Amistad quiere apoyar a estos niños y sus familias con una mirada integral, que contemple aspectos biológicos, psicológicos, sociales y espirituales. La Casa de la Amistad es la única institución en México que ofrece apoyo integral sin coste para la población de escasos recursos desde los recién nacidos hasta los 21 años. Ofreciendo también un alojamiento seguro para el paciente y su acompañante. Su labor se basa en cuatro líneas de actuación:

  • Diagnóstico acertado: concienciar a la sociedad, a médicos y a organizaciones sociales para facilitar una detección precoz.
  • Atención temprana: apoyo integral para los pacientes y sus familias.
  • Tratamiento adecuado: capacitación del personal sanitario y fomento de la investigación. Además, se confirman diagnósticos y se miden su evolución; también se proporcionan medicamentos complementarios.
  • Fidelidad al tratamiento: apoyo emocional, educativo, alimenticio, de transporte y alojamiento para evitar que los enfermos abandonen los tratamientos.

Apoyamos a la Casa de la Amistad en la organización de talleres de manualidades, pintura y otras prácticas que puedan generar unos ingresos añadidos a las familias. Colaboramos en la oferta de apoyo integral en los ámbitos educativos y emocionales, dando soporte a través de los espacios de intervención psicológica. Y para evitar la deserción del tratamiento por falta de recursos hemos facilitado el uso de un vehículo para el traslado de los pacientes de sus casas a la institución.

La Casa de la Amistad entiende las necesidades de los niños y jóvenes que luchan contra el cáncer. Gracias a su labor, el índice de supervivencia al cáncer infantil en México ha mejorado.