Introduce el término que deseas buscar:

mercado continuo (continuous market)

Sistema bursátil basado en la plataforma electrónica SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español) que interconectar las bolsas de valores españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia) a fin de permitir realizar operaciones de compra y venta de acciones desde cualquier terminal conectado a los citados mercados.
Se inicia en 1989 con sólo cinco empresas cotizadas y, con rapidez, sustituye a los antiguos ‘corros’ en los ‘parqués’ del edificio de las bolsas, en los que se negociaban los valores en voz alta y a determinadas horas. Con el cambio tecnológico, el sistema de negociación se hace de forma electrónica, en tiempo real y durante toda la jornada bursátil. El mercado continuo de las bolsas españolas se divide en varios mercados especializados. Entre ellos:

  • Mercado General: En él cotizan la mayoría de empresas, especialmente a partir de un cierto tamaño. Las órdenes introducidas en los terminales desde cualquier bolsa, en caso de encontrar contrapartida, son ejecutadas de forma inmediata.
  • Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Nace en 2006 y está pensado para que coticen las empresas pequeñas de alto crecimiento, los fondos de capital riesgo, las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) y las SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable).
  • Mercado de bloques y operaciones especiales. Con especialización en operaciones de gran volumen, tanto en porcentaje de acciones sobre una empresa como de importe monetario en la compra o venta (importe mínimo entre 50.000 y 500.000 euros por operación).
  • Latibex: Permite negociar en el sistema bursátil español las acciones de algunas de las empresas latinoamericanas más importantes.
  • Mercado de ETF: siglas correspondientes a Exchange Trade Fund, de uso habitual entre los hispanohablantes para referirse a los Fondos Cotizados. Son instrumentos de inversión que reúnen la característica de diversificación propia de una cartera de fondos, con la flexibilidad de las operaciones en bolsa. Se consideran como un “híbrido” entre los fondos y las acciones

mercado continuo (continuous market)
Sistema bursátil basado en la plataforma electrónica SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español) que interconectar las bolsas de valores españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia) a fin de permitir realizar operaciones de compra y venta de acciones desde cualquier terminal conectado a los citados mercados.
Se inicia en 1989 con sólo cinco empresas cotizadas y, con rapidez, sustituye a los antiguos ‘corros’ en los ‘parqués’ del edificio de las bolsas, en los que se negociaban los valores en voz alta y a determinadas horas. Con el cambio tecnológico, el sistema de negociación se hace de forma electrónica, en tiempo real y durante toda la jornada bursátil. El mercado continuo de las bolsas españolas se divide en varios mercados especializados. Entre ellos:
  • Mercado General: En él cotizan la mayoría de empresas, especialmente a partir de un cierto tamaño. Las órdenes introducidas en los terminales desde cualquier bolsa, en caso de encontrar contrapartida, son ejecutadas de forma inmediata.
  • Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Nace en 2006 y está pensado para que coticen las empresas pequeñas de alto crecimiento, los fondos de capital riesgo, las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) y las SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable).
  • Mercado de bloques y operaciones especiales. Con especialización en operaciones de gran volumen, tanto en porcentaje de acciones sobre una empresa como de importe monetario en la compra o venta (importe mínimo entre 50.000 y 500.000 euros por operación).
  • Latibex: Permite negociar en el sistema bursátil español las acciones de algunas de las empresas latinoamericanas más importantes.
  • Mercado de ETF: siglas correspondientes a Exchange Trade Fund, de uso habitual entre los hispanohablantes para referirse a los Fondos Cotizados. Son instrumentos de inversión que reúnen la característica de diversificación propia de una cartera de fondos, con la flexibilidad de las operaciones en bolsa. Se consideran como un “híbrido” entre los fondos y las acciones
Volver