Instalación y sujeción de la silla infantil

Un sistema de retención infantil es eficaz si está bien instalado y el menor bien sujeto

Instalación

A la hora de colocar el sistema de retención infantil debemos seguir las indicaciones del fabricante en todo momento. 

Hay que recordar que debe ir en el asiento trasero y que los menores de 15 meses tienen que viajar mirando hacia atrás. Desde Fundación MAPFRE recomendamos que se haga hasta los 4 años de edad

 Actualmente podemos encontrarnos 3 formas de sujeción:

  • Mediante anclajes ISOFIX (1 MB): utiliza tres puntos de anclaje, dos en la base de la sillita que se enganchan en los anclajes rígidos situados entre el respaldo y el asiento del vehículo y un tercero situado en la parte superior o inferior para evitar que la sillita rote o vuelque (Top Tether o Pata de Apoyo). 

 La sillita en cuestión debe disponer de anclajes ISOFIX. En el caso de sillitas pequeñas y mirando hacia atrás, cabe la opción de adquirir una base para poder utilizar estos anclajes. 

 La función principal del sistema ISOFIX es precisamente evitar errores en su instalación, todo y también es una importante en seguridad, debido a que al no haber cinturón elimina el movimiento de la silla, y por lo tanto del niño cunado se tensa el cinturón en caso de accidente, reduciendo lesiones.

  • Combinación de anclaje isofix y cinturón de seguridad: es una combinación de ambos sistemas y se suele utilizar con sillitas para niños más grandes. En este caso, los beneficios del ISOFIX son mínimos. En sillas homologadas de Reglamento 44.04 estos anclajes no recibirán la denominación ISOFIX, utilizando los fabricantes diferentes nomenclaturas, mientras que en las SRI homologados bajo el Reglamento 129.03 los anclajes sí son ISOFIX.
  • Cinturón de seguridad: se deben seguir las indicaciones del fabricante para pasar el cinturón por cada una de las ranuras indicadas. 

Sujeción

Es muy importante que el niño vaya bien sujeto a la sillita. De esta forma, evitamos que se salga de la sillita y pueda salir despedido en caso de accidente.

  • Arnés: suelen ser de cinco o tres puntos y cierre central. En este caso, es importante que el arnés no quede holgado. Deben entrar 1 dedo como máximo.

A la hora de abrochar el arnés debemos hacerlo sin abrigo o ropa de grosor que pueda darnos una falsa sensación de sujeción.

También se debe vigilar que el niño no consiga desengancharse el arnés.

Además, es muy importante la altura del arnés. De manera general, en los SRI el arnés se situará a la misma altura que el hombro, o un poco por debajo de este. En las sillas mirando hacia delante lo situaremos a la misma altura del hombro, o un poco por encima de este. No obstante, siempre debemos seguir las recomendaciones del fabricante, que aparecerán en el manual de instrucciones.

En el caso de elevadores con o sin respaldo:

  • Cinturón de seguridad: el cinturón de seguridad sujeta al niño y a la sillita. Así se debe poner:

A partir de los 1,35 cm el menor no está obligado a utilizar sistema de retención infantil. Sin embargo, desde Fundación MAPFRE recomendamos seguir usándolo hasta 1,50 cm. En ese momento, el niño podrá usar el cinturón de seguridad de los adultos con total seguridad y protección.

También te puede interesar