Empujar el talento innovador

La innovación como uno de los grandes pilares del negocio asegurador

Empujar el talento innovador Empujar el talento innovador

El primer contrato de seguro se firmó en Génova en el año 1347, aunque el origen de lo que hoy conocemos como aseguramiento se produjo muchos años atrás, ya que tanto los griegos como los romanos tuvieron prácticas de mutualización de los riesgos, lo que permite afirmar que el seguro está acompañando a la humanidad desde sus orígenes.

Ahora está muy de moda el concepto “innovación”, que además se vincula a lo que conocemos como digitalización de la sociedad en un mundo conectado. Pero la innovación está tan ligada al origen de la humanidad como el propio concepto de seguro. El fuego, la rueda, más recientemente la máquina de vapor o internet, no son más que innovaciones que han permitido a la sociedad avanzar y desarrollarse en cada momento de su historia.

Probablemente en el futuro veamos que un robot va a nuestras casas a sustituir un cristal roto, pero hoy por hoy, a pesar de todo el proceso de digitalización, cuando se rompe el cristal de una ventana, es el seguro el que envía una persona a sustituirlo en el menor plazo posible.

¿Quiere esto decir que los aseguradores están al margen del mundo conectado? Todo lo contrario, están en la vanguardia como lo han estado siempre, acompañando a sus clientes y protegiendo sus riesgos, en su día en Génova asegurando las expediciones comerciales por mar, y en la actualidad, por ejemplo, cubriendo el riesgo de enviar una nave al espacio.

Lo que cambia es el modelo de relación: los clientes buscan establecer relaciones más abiertas, de mayor confianza, que permitan simplificar al máximo los procesos, y, sin lugar a dudas, basadas en las ventajas de la tecnología.

Hace ya tiempo que las compañías peritan los daños a distancia, la innovación aseguradora también ha permitido atender más eficazmente a las víctimas de un siniestro, avanzamos hacia un vehículo conectado que “hablará” con su seguro de manera autónoma para pedir una revisión, o para gestionar una póliza. Vamos a la telemedicina mediante la cual el domicilio es el hospital más eficaz para muchas gestiones médicas, etc. Es un mundo que el seguro está reescribiendo junto con la sociedad a la que quiere seguir atendiendo y para el que está y estará preparado para los cambios que vengan sean cuales sean, este es uno de los secretos que ha permitido a esta industria sobrevivir tantos siglos.

Pero los avances que la sociedad va necesitando en cada momento se producen con una mayor intensidad si son incentivados. Este es el objetivo de los Premios a la Innovación Social, Fundación MAPFRE: potenciar soluciones e iniciativas a muchas de esas necesidades para conseguir avances que permitan mejorar la calidad de vida de las personas, y por lo tanto, dar cumplimiento al objetivo principal de la Fundación.

*Sobre la autora:
Mercedes Sanz es Ingeniero Industrial Especialista en Mecánica e Intensificación en Construcción por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, y ha desarrollado toda su actividad profesional en MAPFRE donde ingresó en 1984. Actualmente es Directora del Área de Seguro y Previsión Social de FUNDACIÓN MAPFRE, entidad que tiene, entre otros, el objetivo de promover y difundir el conocimiento y la cultura del seguro y la previsión social.