#EnVeranoTambién

Porque tu solidaridad, en verano, no puede irse de vacaciones

Sé Solidario Sé Solidario

El verano se acerca y con él, llegan los planes de vacaciones. Seguro que estás deseando que llegue el ansiado momento de relajarte y olvidarte de las tensiones de todos los días.

Estamos seguros de que te mereces un descanso pero, ¿sabes qué pasa si tu solidaridad también se va de vacaciones?

Las personas sin recursos no entienden de estacionalidad. Tampoco se van de vacaciones. En verano, además, la escasez de alimentos en los comedores sociales hace su situación se agrave. En la Santa y Pontificia Real Hermandad del Refugio y Piedad de Madrid (comedor "El Refugio") conocen bien esta realidad y por eso, trescientos sesenta y dos días al año ofrecen cenas a 90 personas en su comedor y otras 200 personas reciben una bolsa para llevar con un bocadillo, un paquete de galletas, fruta y un vaso de leche caliente.

Con tu ayuda, queremos suministrar a la hermandad leche, aceite, queso y azúcar.

DONA AHORA

#EnVeranoTambién

Estos alimentos básicos posibilitarán que la Hermandad pueda continuar, durante la temporada estival, con su misión de alimentar a aquellos que más lo necesitan. Tal y como llevan haciendo más de 400 años.

El comedor "El Refugio" fue fundada en 1615 con el fin de dar de comer a los necesitados y ayudar a los numerosos enfermos que por entonces penaban por las calles madrileñas.

Para alcanzar estos fines se instituyó La Ronda Nocturna, que recorría por la noche las calles de Madrid y estaba formada por tres Hermanos, uno de ellos sacerdote, a los que acompañaba un criado que portaba un farol y una cesta con algunas medicinas y una provisión de pan, bizcocho y huevos. Se conocía como la “Ronda de pan y huevo”.

En los primeros años, la Hermandad se financió solo con las aportaciones de sus miembros y las limosnas que ellos mendigaban en las calles, pero como se mostrara insuficiente, se autorizó al Refugio poner cepillos en los domicilios, en las puertas de la ciudad, y se llegó, en 1636, a obtener permiso para hacerlo en barcos y galeones de Indias.

Con los años la Hermandad fue creciendo y en 1833 ya pasó a ser una hospedería que proporcionaba cena y cama. Hoy mantienen un colegio y los propios Hermanos se encargan del comedor.

Únete a nuestra causa. En verano, tu solidaridad también es necesaria.