Fundación Nido

Creando una conexión mágica con niños con parálisis cerebral

En la aventura de Fundación Nido hay cinco superhéroes y superheroínas, cinco madres y padres que decidieron montar una fundación para cuidar de sus hijos y de otros niños como ellos, pequeños y grandes, con parálisis cerebral severa. Aparte de recibir terapias adecuadas, en el centro se trabaja para superar las limitaciones de la comunicación potenciando los gestos, las caricias y las miradas para superar la frontera invisible de las palabras.

En la actualidad, en el centro El Despertar en el barrio de Aluche, en Madrid, se atiende a 60 personas con parálisis cerebral y discapacidades múltiples severas, todos ellos niños de entre 3 y 52 años.

Dona ahora

El Despertar funciona como centro de día. Amaya se encuentra al frente del departamento en el que seis fisioterapeutas atienden a diario a los chicos y chicas que acuden al centro. Además de terapias manuales, se controlan temas vitales como evitar las flemas que pueden provocar ahogamientos y mantener a raya las escaras. Tanto los chicos del centro escolar como los que habitan en la residencia pasan por esta sala media hora diariamente.

En El Despertar también hay un colegio. Se trata de un centro específico para pluridiscapacidad y parálisis cerebral severa que aporta aquello que no pueden los centros con educación especial. Cuentan con aulas de infantil y de EBO (Educación Básica Obligatoria), según explica Paco, un pedagogo experto en educación especial que se encuentra al frente del área escolar del centro. “Organizamos las actividades según las discapacidades de los alumnos. Tratamos de adaptarlas para proporcionar el mayor nivel de desarrollo motriz, cognitivo y afectivo-social posible”.

Además de centro de día y de colegio, El Despertar es la única residencia permanente para 16 personas con parálisis cerebral profunda que hay en Madrid. Mercedes es psicóloga y, actualmente, dirige esta residencia a la que regresan los chicos a partir de las cinco de la tarde, después de sus terapias en el centro de día. 6 auxiliares, 1 terapeuta ocupacional y 1 enfermero están al servicio de los 16 residentes. El espacio ha sido diseñado para que sea posible reconocer cada zona a través del tacto, la vista o las sensaciones.

El periodista y escritor Andrés Aberasturi, uno de los fundadores de NIDO y su rostro más conocido, escribió un libro sobre su hijo Cristóbal. En "Cómo explicarte el mundo", Cris narra sin paños tibios las dificultades que se ha encontrado como padre de un niño con parálisis cerebral. Hoy, Cristobal tiene 39 años y muchas complicaciones. Pero como dice Mercedes, “aquí no se permiten depresiones”.

Por eso, si no te gusta sonreír mucho, ni transmitir energía positiva, en la Fundación Nido te enseñan.