Decálogo sobre cómo prepararse para un embarazo

Cómo prepararse para un embarazo Cómo prepararse para un embarazo
  1. Es recomendable acudir al ginecólogo antes de intentar quedarse embarazada. El especialista te hará una revisión para comprobar tu estado de salud y confirmará si está todo en orden para afrontar un embarazo. Estas visitas también ayudan a detectar, si los hay, posibles riesgos en el embarazo.
  2. Es importante tomar ácido fólico a diario durante el embarazo para ayudar a formar el sistema nervioso de tu bebé y prevenir defectos del tubo neural. Eso sí, deberá ser tu ginecólogo quien prescriba las dosis que necesitas. De todas formas, recuerda que existen alimentos que contienen cantidades importantes de ácido fólico como las naranjas, las espinacas, las acelgas y los cereales.
  3. Intenta tener el peso adecuado cuando decidas quedarte embarazada. Un peso óptimo en todas las fases del embarazo te ayudará a evitar problemas y complicaciones.
  4. Si estás embarazada o sospechas que puedes estarlo consulta a tu ginecólogo antes de ingerir cualquier medicamento. Muchos de ellos están contraindicados durante el embarazo porque pueden perjudicar al desarrollo del feto. Si sigues algún tratamiento (también homeopático) coméntaselo al médico.
  5. Durante el periodo de gestación y de lactancia debes dejar de fumar, de beber alcohol y, por supuesto, de consumir cualquier tipo de droga. Pueden provocar efectos negativos en el bebé.
  6. Tu alimentación debe ser completa, equilibrada y variada. No es necesario comer para dos, sino comer de forma saludable. Debes empezar a reducir el consumo de grasas, así como también de alimentos con exceso de azúcar.
  7. Intenta evitar el consumo de alimentos crudos o poco cocinados y de embutidos poco curados porque pueden ser perjudiciales para la salud del feto, ya que pueden estar relacionados con el contagio de la toxoplasmosis (la enfermedad puede afectar al cerebro, al pulmón, al corazón, a los ojos o al hígado) y la listeriosis (una infección con listeria durante el embarazo puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo, mortinato, infección uterina y parto prematuro, así como aumentar el riesgo de problemas en la salud para el recién nacido). Ambas son bacterias que se encuentran en ese tipo de alimentos.
  8. La práctica de ejercicio físico moderado es beneficioso para la mayoría de las embarazadas. Hay ciertas actividades muy recomendadas como hacer caminatas, practicar yoga, pilates para embarazadas o natación, entre otras. De todas formas, consulta a tu ginecólogo el tipo de ejercicio que tienes previsto realizar durante el embarazo ya que el nivel de ejercicio dependerá, en parte, de tu estado físico.
  9. Reduce el consumo de té, café y refrescos gaseosos. Bebe mucha agua.
  10. Intenta descansar siempre que el cuerpo te lo pida. Tu organismo está haciendo un sobreesfuerzo para aportarle al bebé todo lo necesario para desarrollarse.