¿Qué alimentación es la más recomendable para una persona que hace un ejercicio físico suave-moderado?

"La dieta para una persona de estas características no dista mucho de la dieta mediterránea típica, que es la más beneficiosa y la que ha demostrado ser ideal para preservar la salud cardiovascular.

La dieta mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino, consumido generalmente durante las comidas.

Su importancia en la salud del individuo no se limita al hecho de que sea una dieta equilibrada, variada y con un aporte de macronutrientes adecuado. A los beneficios de su bajo contenido en ácidos grasos no perjudiciales, así como en carbohidratos complejos y fibra, hay que añadir los derivados de su riqueza en sustancias antioxidantes.

La dieta mediterránea, siempre que se respeten sus alimentos y la frecuencia de las comidas, es perfectamente adecuada y suficiente para complementar nutricionalmente a una persona que hace ejercicio de forma moderada o que practica deporte amateur. En caso de que el ejercicio físico sea intenso o la persona sea profesional del deporte, necesitará una dieta especial, ya que los requerimientos de energía, agua y electrólitos son muy superiores."

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud