¿Cómo debo transportar la compra para evitar lesiones causadas por el peso?

Si la compra no supera los 5 kg de peso, puede transportarse en bolsas, prestando atención a repartir el peso de forma equilibrada para que los dos brazos soporten una carga similar y la espalda se sitúe lo más recta posible. A modo de ejemplo, se considera que es menos dañino para la espalda cargar tres objetos de peso similar en cada mano que llevar seis en una misma bolsa y cargarlos con un solo brazo. De esta forma, se presiona lateralmente la columna y se corre el riesgo de sufrir lesiones como lumbalgias, hernias, tendinitis o problemas cervicales, entre otras.

Para realizar una carga correcta de las bolsas, los colegios de fisioterapeutas recomiendan recoger aquellos productos que se encuentren por debajo de las rodillas, flexionando las piernas en lugar de doblar la espalda. A la hora de transportar los bultos, éstos se deben llevar lo más cerca posible del cuerpo para disminuir la tensión en la espalda y los brazos, y aliviar el esfuerzo de la columna. También será conveniente evitar levantar objetos pesados más allá de la altura del pecho.

En caso en que la compra supere los 5-10 kg de peso, es aconsejable utilizar un carro, que alivie el esfuerzo realizado con la espalda, los brazos, los hombros y el cuello. En este sentido, se consideran más adecuados los carros de cuatro ruedas y diseñados para empujar con las dos manos, en vez de tirar de ellos. Estos carros permiten mantener una postura más correcta, a la vez que se consigue más estabilidad y control de la cargada. Además, al ir por delante del cuerpo, la propia inercia de caminar sirve de empuje para que el carro avance, mientras que si se tira de él, el esfuerzo es mucho mayor y se corre más riesgo de lesionarse.

Mireia Arjona. ICE Salud