¿Cómo puedo motivar a mi hijo a hacer deporte?

El crecimiento de la obesidad infantil en España es espectacular y preocupante: si hace 15 años, el 5% de los niños españoles eran obesos, esta proporción es ahora del 16%. En la Unión Europea, sólo Gran Bretaña nos supera. La principal causa de este aumento de prevalencia de la obesidad es el cambio de hábitos: mientras que antes la dieta de los niños seguía las líneas de la dieta mediterránea, ahora lo hace según los criterios de la dieta fast-food norteamericana –hamburguesas, comida elaborada rica en grasas, bollería industrial y chucherías. Es muy importante también el hecho de que las actividades físicas tradicionales: caminatas, senderismo, excursiones, jugar “en la calle”, han sido sustituidas por grandes sesiones de videojuegos, chateos en Internet y televisión. Es indispensable la labor de los padres para incorporar el deporte a las actividades cotidianas, empezando por dar ejemplo ellos mismos. Difícilmente los niños tendrán ganas de practicar algún deporte si no ven en casa alguna inquietud en los mayores sobre este asunto; recordemos que los niños son “grandes imitadores”. Apuntar a los niños a alguna actividad física extraescolar como el fútbol, baloncesto, natación, demostrando además interés en su desarrollo, practicar algún deporte o que toda la familia lleve a cabo actividades al aire libre durante el fin de semana servirá para “despegar” a los niños de la televisión y el ordenador. La práctica de deporte en equipo es especialmente beneficiosa para los niños, porque aprenden de manera natural valores como el compañerismo, el trabajo en equipo y la competitividad sana. Hay que insistir de nuevo en que la mejor manera de motivar a nuestros niños será que nosotros mismos hagamos deporte y les animemos a hacerlo.

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud