¿Puedo practicar ejercicio si padezco ciática?

La ciática es un dolor que puede ir desde la zona lumbar, pasando por el glúteo y la cara posterior de la pierna, hasta la punta del dedo gordo, que a veces puede ir acompañada de hormigueo o entumecimiento de la pierna. Normalmente es un dolor agudo e incapacitante que impide la deambulación normal de la persona que lo sufre, pero también puede ser un dolor menos agudo, sordo o sensación de ardor que permanece de manera crónica.

La causa más frecuente de la ciática es la hernia discal de la columna lumbar, que se produce en este caso a nivel de la ultima vértebra lumbar y la primera vértebra sacra L5-S1.

Normalmente, se utiliza tratamiento farmacológico para combatir el dolor. El reposo en cama no se recomienda salvo en el periodo de ataque agudo si el dolor es muy incapacitante. Se aconseja reducir la actividad durante los primeros días para luego, lentamente, comenzar a hacer vida normal. Es conveniente evitar levantar cosas pesadas o torcer la espalda durante las primeras seis semanas posteriores al ataque de ciática. El ejercicio debe comenzar de nuevo y de manera suave después de dos-tres semanas de la desaparición del dolor. Debe abarcar ejercicios para fortalecer el abdomen y mejorar la flexibilidad de la columna vertebral. A menudo es necesario realizar tratamiento de fisioterapia dirigido por profesionales.

Dr. Alfonso Pérez. Médico y director de equipo de EAP Roselló (CAPSE – Hospital Clínico de Barcelona)