Proyectos Sociales en Colombia

La Fundación para la Asistencia de la Niñez Abandonada (FANA) protege a menores en Colombia

Educación, nutrición y salud para niños abandonados que viven acogidos por FANA

 
FANA ofrece educación, nutrición y salud para niños abandonados

Inicio > Acción Social > Proyectos > Proyectos Internacionales > Colombia > La Fundación para la Asistencia de la Niñez Abandonada (FANA) protege a menores en Colombia

Proyecto vigente

El contexto en el que se desarrolla el trabajo de FANA es el de una situación social de necesidad de asistencia básica de alimentación, educación, cuidado y salud muy importante: el 34% de los niños, niñas y adolescentes de Colombia vive en condiciones de pobreza y cada sesenta minutos un menor es víctima de violencia intrafamiliar.

Los programas y servicios de atención integral que brinda FANA, son una respuesta a esta necesidad latente: se les ofrece a los niños y niñas en estado de vulnerabilidad de derechos, una protección integral mediante un programa de protección y de restablecimiento de derechos. Mientras los niños viven acogidos por FANA, se les proporcionan servicios de nutrición, salud, educación, desarrollo integral, vivienda y cuidado directo.

Desde Fundación MAPFRE colaboramos con esta organización para que, al mismo tiempo que a los niños se les recupera física, psicológica e intelectualmente de estas durísimas condiciones, se vayan fortaleciendo sistemas familiares -ya sean las familias biológicas o adoptivas-. De esta manera, cuando los niños estén preparados, podrán desarrollarse plenamente en un entorno que los apoye, los cuide y que vele por su integridad y por sus derechos.

En la medida en que los niños y niñas participantes del proyecto van saliendo de FANA, bien por haber encontrado una familia idónea para ellos o por haber sido reintegrados a su familia de origen, los cupos van siendo reasignados a otros niños que entren a FANA o que ya estén en la fundación. De esta manera se comienza de nuevo un ciclo de recuperación de la infancia, de capacitación sobre lo que supone el significado de la familia y de volver a sembrar esa valiosa semilla llamada “segunda oportunidad”.