X

Vázquez Díaz, Daniel

Nacimiento: Nerva, Huelva, 1882

Fallecimiento: Madrid, 1969

Descripción:

Atraído desde niño por la pintura de Zurbarán, Ribera y El Greco, Daniel Vázquez Díaz altera sus estudios de comercio con las clases nocturnas de Dibujo en el Ateneo de Sevilla. Allí conoce a Zuloaga, figura que resulta fundamental en su obra. En 1903 se traslada a Madrid, donde es rechazado por la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Participa en las tertulias intelectuales como la de los Baroja, y lleva a cabo sus primeras colaboraciones en revistas ilustradas. En 1906, tras lograr una mención honorífica en la Exposición Nacional, se traslada a París, donde reside hasta 1918. Ahí, las influencias se suceden en su pintura: impresionistas, posimpresionistas, Cézanne, nabis… Se relaciona con el ultraísmo, traba amistad con Picasso, Vollard, Modigliani, Rubén Darío y Amadeo Nervo, entre otros, y expone en  el entorno  del Salón de los Independientes y del Salón de Otoño. Comenzada la Primera Guerra Mundial, a finales de 1914. Tras viajar a primera línea de fuego, realiza una serie de dibujos y aguafuertes denunciando los horrores de la contienda. A su regreso a España, se centra en la temática taurina, los paisajes y los retratos. También simboliza alguna composición cercana al simbolismo, de pincelada ancha heredera de Zuloaga, pero con un colorido frío y luminoso, rico en azules y ocres. Su pintura evoluciona hacia el llamado cubismo atemperado, fruto no tanto de la influencia parisina como del vibracionismo de Barradas, por el uso ácido del color en amplios facetados. En 1922 inicia una nueva etapa con su viaje a Portugal, donde se aprecia con claridad su síntesis característica de formas cubistas y colores reposados. En 1925 firma el manifiesto de la Sociedad de Artistas Ibéricos. Entre 1927 y 1930 realiza el conjunto de frescos del monasterio de La Rábida, el Poema del Descubrimiento, asociado con posterioridad a la estética franquista, pero que en aquel momento supone la unión de las aspiraciones muralistas latinoamericanas y la estética del novecento italiano.

Tras la guerra civil, Vázquez Díaz se convierte en referencia primordial para las jóvenes generaciones. Los años cincuenta y sesenta son los de su confirmación, aunque tras su muerte y por razones principalmente políticas, es relegado a un olvido que se prolonga hasta fechas recientes.

Iván López Munuera