Una sillita de coche para los niños con osteogénesis imperfecta

Niños como Paula y Lucía podrán viajar más seguros con un sistema de retención infantil especialmente diseñado para niños con ‘huesos de cristal’

Osteogénesis Imperfecta Osteogénesis Imperfecta play

La osteogénesis imperfecta, más conocida como la enfermedad de los “huesos de cristal”, afecta en España a más de 3.000 personas, de las cuales una gran parte son niños. Estos pequeños cuentan con grandes dificultades en su día a día y, sobre todo, a la hora de desplazarse en coche. La fragilidad de sus huesos les puede causar fracturas en momentos tan cotidianos como ir en el coche en un sistema de retención infantil.

Gracias, porque con contribuciones como la tuya, se han recaudado 50.000 euros para desarrollar un prototipo de sistema de retención infantil específico para niños con osteogénesis imperfecta. Con la colaboración y el compromiso de todos, pronto niños como Paula y Lucía podrán viajar de forma segura en el coche con una sillita específica para ellos.

Fundación MAPFRE inició a mediados de 2016 los trabajos de diseño y desarrollo de una sillita infantil específica para niños con huesos de cristal. Para ello se ha contado con la colaboración y participación de la Asociación Nacional Huesos de Cristal de España (AHUCE), la Asociación Madrileña de Osteogénesis Imperfecta (AMOI), la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA) y Safedsign – innovation.

La seguridad y el confort son los dos factores que han primado a la hora de diseñar y desarrollar la sillita. Así, se ha apostado por un sistema de retención infantil mirando hacia atrás con pata de apoyo y sistema de antirotación por cintas, incorporando también un retractor de arnés, como en los coches, que garantizará un nivel de seguridad muy alto.

Respecto al confort, la sillita cuenta con superficies que se adaptan al cuerpo para reducir la concentración de tensiones, elementos móviles que permiten la colocación del menor de la manera más fácil, sin movimientos bruscos, y un ángulo de respaldo que mejora la posición de confort y descanso.

Es la primera vez que se trabaja en un proyecto como éste y gracias a tu generosidad ha sido posible. Ya queda menos para que los niños con estas necesidades especiales puedan acceder a un sistema de retención infantil especialmente pensado para ellos. Sin vuestra ayuda no hubiera sido posible. ¡Muchas gracias!