Aprendiendo a convivir en paz en Ecuador

La asociación Manabí forma a 30 mujeres para que, a su vez, formen a 2.000 niños en la no violencia

La asociación Manabí forma a 30 mujeres para que, a su vez, formen a 2.000 niños en la no violencia La asociación Manabí forma a 30 mujeres para que, a su vez, formen a 2.000 niños en la no violencia

En las escuelas de Manabí, Ecuador, la violencia adopta muchas formas. La violencia verbal, el acoso físico y la violencia emocional campan a sus anchas en centros educativos en los que en ocasiones los propios profesores, avalados por los padres, consideran que “la letra con sangre entra”.

Si en la escuela las relaciones se basan en comportamientos violentos, estos serán repetidos en todos los ámbitos de desarrollo de los menores sin que nadie lo impida. En sus hogares, en su mayoría de familias que viven en pobreza extrema, tampoco están preparados para educar en la paz.

La asociación Manabí trabaja por la reducción de episodios violentos a través de un profundo trabajo de sensibilización, y aprendizaje de valores y formas de relacionarse sin la violencia. La mejora del ambiente escolar tendrá impacto directo en los estudiantes de primaria con los que se podrá trabajar para mejorar su rendimiento escolar, incorporar nuevos comportamientos en el hogar y poner las bases para un desarrollo individual equilibrado.

Para lograr sus objetivos, el proyecto Aprendiendo a convivir en paz en Ecuador, que pone en marcha la fundación Santa Marta, formará a 30 mujeres que fortalezcan y acompañen a los menores en su lucha contra la violencia. Cada mujer será provista de un maletín con los materiales necesarios para las actividades que se realizarán en las aulas (dibujos, cuentacuentos y talleres de escritura y lectura, entre otros) y cada niño llevará a su casa un cartel con una frase relacionada con la no violencia, convirtiéndose en mensajeros de la convivencia en paz.