Niños y golpes de calor en el coche: la importancia de la prevención

Niños y golpes de calor en el coche: la importancia de la prevención Niños y golpes de calor en el coche: la importancia de la prevención

Un menor que permanezca solo en un vehículo durante tan solo 10 minutos seguidos a una temperatura exterior cercana a los 25 grados tiene muchas posibilidades de sufrir un golpe de calor. Los niños y las personas mayores son los más propensos a sufrir una hipertermia. Un documento elaborado por Fundación MAPFRE y la Asociación Española de la Pediatría alerta sobre lo peligroso que puede suponer dejar a los más pequeños este verano en el interior del coche.

Mareos, vómitos, dolor de cabeza, taquicardia… son algunos de los síntomas que produce el golpe de calor, algo que sucede especialmente durante la época de verano debido las altas temperaturas que se pueden llegar a alcanzar. Y es que un día soleado con una temperatura moderada de poco más de 20 grados en el exterior puede incrementar la temperatura de los coches hasta superar ampliamente los 40 grados en su interior, poniendo en riesgo la vida de los niños que, por “ser sólo un instante” o por entrar ellos a jugar en los vehículos se quedan solos dentro de los mismos.

Jesús Monclús, Director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, alerta que “bajar un poco las ventanillas apenas reduce la temperatura en el interior, donde se pueden alcanzar con facilidad los 50 o 60 grados. Ciertos revestimientos o elementos interiores, de hecho, incluso pueden alcanzar temperaturas superiores a los 80 grados, suficientes para producir una quemadura por contacto”.

“Para prevenir situaciones de riesgo es clave que no dejemos a los niños solos en el coche, ni siquiera un minuto”, advierte. También aconseja que “cuando aparquemos, cerremos bien el vehículo para que los más pequeños no entren por su cuenta, y que coloquemos algún objeto que necesites al salir del vehículo en la parte trasera para que nos recuerde que hay un menor que no puede quedar abandonado”.

Según la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), los golpes de calor acaban todos los años con la vida de muchas personas. Por este motivo, si observamos a niños y personas mayores, que son los dos colectivos más vulnerables, en el interior de un vehículo, con riesgo de sufrir un golpe de calor, lo primero que hay que hacer es avisar a los servicios de emergencia. De hecho, en caso de ser necesario, se recomienda abrir el automóvil, pero haciéndolo siempre de forma segura, por ejemplo rompiendo el cristal de una ventanilla que esté lo más alejada posible del menor.

Los golpes de calor también afectan a mayores

El informe también indica que el 80% de las personas que sufren un golpe de calor tienen más de 65 años. De hecho, las personas de edad avanzada son más propensas a sufrir estrés por calor. Con la edad, el cuerpo pierde la capacidad para regular la temperatura corporal, por lo que el organismo no puede defenderse de las altas temperaturas tan eficazmente como en la juventud. Además, la piel de las personas mayores es más fina y no ofrece tanta protección contra los rayos solares.

Asimismo, es muy probable que las personas de mayor edad padezcan algún tipo de afección médica crónica que altere las respuestas normales del cuerpo al calor. Y es muy probable, además, que estén tomando medicinas que menoscaben la capacidad del cuerpo para regular su temperatura o que inhiban la transpiración.