Ernest Riveras

"Nada de distraerse con el teléfono móvil"

Ernest Riveras Ernest Riveras

Ernest Riveras es un periodista deportivo español nacido en Barcelona en la década de los años 60. Comenzó su carrera en la radio en los años 80 y pronto llegó a la televisión.

Es bien conocido como presentador y comentarista de espacios deportivos de Televisión Española como Estadio 2, y por haber narrado hasta 25 disciplinas deportivas diferentes, aunque quizás más gente le recordará mejor por haber estado ocupándose del ciclismo y del motociclismo durante años. Ahora lo podemos ver en Movistar TV.

Habiendo estado desde el año 2007 vinculado al motociclismo, queríamos conocer un poco mejor al Ernest conductor.

  • Ernest, ¿hace mucho que eres conductor?
    Mucho, tengo ya 32 años de carné.
  • ¿Y conduces habitualmente, o solo de vez en cuando? ¿prefieres conducir o que te lleven?
    Conduzco permanentemente. Tengo moto y coche y los utilizo casi diariamente, sobre todo para ir y volver del trabajo. Cuando tenía que ir a San Cugat del Vallés para ir a los estudios de RTVE podía llegar a hacer hasta 120.000 km al año. La verdad es que prefiero conducir yo, aunque más que por placer es por necesidad.
  • ¿Qué tipo de coche tienes? ¿eres de cambio manual o automático?
    Pues cuando mi hijos eran pequeños en casa teníamos un monovolumen, además de la moto, ahora que los chavales son grandes tengo un coche más bien pequeño, un compacto. La verdad es que me resulta indiferente y me adapto bien a los dos tipos de cambio. Últimamente tengo que conducir muchos coches de alquiler, y conduzco de todo, manual o automático, pero eso sí, que tenga maletero grande.
  • ¿En un coche, qué elemento o equipamiento te parece imprescindible?
    El aire acondicionado. Es que lo llevo encendido a todas horas, incluso en invierno, siempre tengo calor. Pero también le presto más atención a que los neumáticos y los frenos estén en buenas condiciones, pues son muy importantes para la seguridad.
  • Con tu trabajo narrando las carreras del campeonato mundial de motociclismo tienes que viajar mucho, ¿conduces en otros países? ¿qué tal conductores somos los españoles comparados con los de otros países?
    Viajo mucho y fuera también tengo que conducir, del aeropuerto al hotel, del hotel al circuito, otra vez al hotel, al aeropuerto... conduzco también mucho. He estado hace muy poco dos semanas en Japón, una semana en Australia y una semana en Malasia, y cuesta un poco adaptarse a conducir por la izquierda, sobre todo porque te confundes con los mandos de los intermitentes y del limpiaparabrisas, que están cambiados.
    En Estados Unidos también he conducido, y allí son más estrictos. Impresiona bastante la primera vez que te para un sheriff porque no has hecho bien un stop o el ceda el paso. Resulta que allí en los cruces no rige lo de la prioridad de la derecha como en España, sino que el primero que llega al cruce es el primero que tiene que pasar.
    En Abu Dabi te adelantan por todas partes y en Egipto me resultó complicadísimo conducir, la circulación es muy difícil y caótica. Creo que los españoles no conducimos mal. Conducimos de manera muy parecida a los franceses, alemanes o ingleses.
  • ¿Has tenido algún susto o alguna anécdota al volante?
    Por suerte susto no he tenido ninguno, ni nada grave. Anécdota sí, con un coche bastante nuevo, yendo por autopista normal, se reventó el turbo, y salió una humareda tremenda del motor, que casi no dejaba ver la carretera. Al final no pasó nada, el coche estaba en garantía, se reclamó y se reparó.
  • ¿En la carretera hay alguna mala costumbre que te cueste entender o te moleste?
    Sí, no entiendo a los conductores que no piensan en los demás, que no se dan cuenta de que eso que hacen mal afecta a los demás. Me parece muy feo por ejemplo los que tiran un cigarro por la ventanilla.
  • Y para terminar, qué consejos tienes tú mismo en mente o le darías a nuestros lectores?
    Pues no correr más de la cuenta, hay que tener cuidado con la velocidad. También llevar siempre las manos en el volante, y nada de distraerse con el teléfono móvil. Y hay algo que suelo intentar recordar siempre, “si pinchas una rueda, no frenes”, que es peor para mantener el control del coche.