Consejos para que los niños viajen en coche

La ley para que los niños viajen en coche puede variar de un país a otro

Coches particulares, automóviles de alquiler, taxis, VTC… La ley puede variar de un país a otro. Por ello, recomendamos consultar previamente qué dice la normativa de cada país. En todo caso, lo recomendable es que los niños menores de 150 cm (en algunos países como España es obligatorio hasta 135 cm y recomendable hasta 150 cm) vayan en un sistema de retención infantil homologado y adaptado a su altura y peso. 

Preferiblemente deben ir en los asientos traseros. De hecho, en muchos países como España o Portugal es obligatorio salvo excepciones

Hay que tener en cuenta que el asiento más seguro es el central por su lejanía de ambas puertas. En todo caso, si la sillita cuenta con anclajes ISOFIX y el central no dispone de este sistema, se recomienda colocar la sillita detrás del asiento del copiloto, la plaza derecha. El anclaje Isofix evita cometer errores en su instalación y, además, esta plaza con mejor acceso para que el niño entre y salga de forma segura, desde y hacia la acera. Además, en caso de colisión lateral es más probable que se produzca en el lado izquierdo porque el tráfico viene desde ese lado en las intersecciones.  

Por último, abogar por sillitas mirando hacia atrás. debido a la mayor fragilidad de su cuello circula con el bebé de espaldas a la marcha el mayor tiempo posible. Como mínimo hasta los quince meses, si bien, en el mercado existen sillas que permiten que los niños y niñas viajen mirando hacia atrás hasta que pesen los 25 kg (peso que suelen alcanzar a una edad aproximada de 7 años).

Se deben evitar errores como llevar al niño en el asiento del copiloto mirando hacia atrás con el airbag activado (siempre se debe desconectar) o llevar a un niño en brazos. 

En determinados momentos puede no ser obligatorio, como es en el caso del taxi cuando se mueve por ciudad. Sin embargo, desde Fundación MAPFRE insistimos en la importancia de que los menores de 150 cm vayan con el correspondiente sistema de retención infantil homologado y adaptado a su peso y altura en todos sus desplazamientos.