Educación vial en el trayecto escolar

Educación vial en el trayecto escolar Educación vial en el trayecto escolar

Afortunadamente, cada vez son más los esfuerzos que se realizan desde los centros escolares por adentrar a niños y niñas en el mundo de la seguridad vial. Y comienzan desde que son muy pequeños. Mediante cuentos, juegos, dibujos y visitas de expertos y agentes de la autoridad, poco a poco comienzan a ser conscientes de la importancia que la seguridad vial tendrá en sus vidas. En primer lugar como peatones, luego como ciclistas y, después, como conductores de ciclomotores, motos o coches. Nosotros, los abuelos, podemos reforzar esta enseñanza y podemos aprovechar los paseos al colegio o viceversa para enseñarle qué significan los colores de ese semáforo o esas líneas pintadas sobre la carretera. 

Salimos de casa. Vamos a acompañar a nuestro nieto al colegio y empezamos a andar por la acera. Recuérdale que es muy importante ir siempre por ahí y que es peligroso estar en la carretera. Pasan coches, motos y nosotros, los peatones, somos los usuarios más vulnerables en caso de accidente. Empieza por cosas sencillas que le puedan servir en su día a día como peatón como: “no juegues con la pelota en la calle o nunca vayas detrás de ella. Pídeselo a un adulto.”

Nos acercamos a un paso de cebra. Explícale su significado, que siempre debe cruzar de una calle a otra por ese tipo de marcas viales blancas. Si hay semáforo, incide en la importancia de los colores rojo y verde y que sólo podrá cruzar cuando se ponga la imagen del peatón en verde. Es importante incidir en que no debe cruzar hasta que todos los coches estén parados. Si no hay semáforo, profundiza nuevamente en este último punto: no cruzar hasta estar completamente seguros de que podemos hacerlo sin poner en riesgo nuestra seguridad. Recuérdale que los vehículos pueden no vernos, por lo que es muy importante quedarnos al lado del paso de peatones hasta que todos paren. Antes de cruzar, que mire a ambos lados y lo vuelva a comprobar. Haz todos los pasos punto por punto y repítelos cuantas veces sea necesario. Que sea él quien vaya indicando los pasos que hay que seguir.  

Es muy importante que incidamos en las distracciones y sus posibles consecuencias. Explícale por qué no debe llevar auriculares cuando está en la calle (puede no escuchar si se aproxima un coche, moto o bici, sobre todo cuando vaya a cruzar).  Recuérdale lo peligroso que puede ser hablar por el móvil mientras cruzas o “whasappear” (chatear por el teléfono). Perdemos totalmente la noción de lo que ocurre a nuestro alrededor, podemos cruzar sin darnos cuenta de si viene un coche o no y podemos hacerlo por lugares indebidos. 

“Mira, ¿sabes por qué esa persona lleva casco cuando va en bicicleta? Protege su cabeza si se cae”. Es bueno poner ejemplos. Una imagen se queda mejor en el recuerdo y será algo que no olviden con tanta facilidad. Repite todas estas indicaciones de forma constante, poco a poco, y ves comprobando si el menor se va quedando con ellas. 

Si quieres incidir más en esta formación, te invitamos a visitar nuestros canales: ‘Niños y Seguridad Vial’, con multitud de juegos y actividades pensados para  los pequeños de 6 a 11 años y ‘Los más pequeños y Seguridad Vial’ para niños de entre 3 y 5 años de edad.