Aprovecha para dar ejemplo y enseñar educación vial cuando lleves a tus nietos al colegio

Aprovecha para dar ejemplo y enseñar educación vial cuando lleves a tus nietos al colegio Aprovecha para dar ejemplo y enseñar educación vial cuando lleves a tus nietos al colegio

Muchas familias para llegar a fin de mes, tienen que recurrir, si tienen la suerte de poder hacerlo, a que trabajen tanto el padre como la madre, lo que implica que no pueden ocuparse a todas horas de sus hijos. Es por eso que cada vez hay más abuelos que cuidan de sus nietos durante el día y los llevan y traen del colegio.

Y si los abuelos pasan muchas horas con los niños pueden enseñarles también muchas cosas, de todo tipo. De hecho ese momento de ir y volver del colegio, o de salir al parque o de ir a la compra, es un muy buen momento para aprovechar y enseñarles educación vial, sobre todo dando ejemplo.

No hay mejor forma de enseñar algo a una persona que empezar cuando es niño, y de hecho cuanto más pequeño sea, tanto mejor. El aprendizaje se realiza de manera natural, casi sin esfuerzo y lo aprendido no se olvidará nunca.

Es muy importante que las cuestiones fundamentales de comportamiento, civismo y educación sean comprendidas y asimiladas por los niños con naturalidad desde pequeños. Los niños además se fijan en todo y todavía algo más importante: imitan lo que hacemos los adultos.

Los niños nos imitan: demos buen ejemplo

En materia de seguridad vial es importantísimo que además de enseñar, demos ejemplo con nuestros propios actos. Como peatones, actuando correctamente cuando vamos con los nietos: los niños aprenderán a ir cogidos de la mano, a no correr por la acera ni ir jugando con la pelota, a caminar no muy cerca del borde, a cruzar solo por los pasos de peatones, a esperar a que el semáforo se ponga en verde y a mirar siempre antes de cruzar.

Todos estos comportamientos los aprenderán perfectamente si el adulto que los acompaña, en este caso los abuelos, hacen exactamente todo eso, y lo hacen bien. Si los adultos dan mal ejemplo a los niños, eso es lo que aprenderán, y es muy difícil cambiar los malos hábitos.

No olvidemos que los niños son usuarios de la vía muy vulnerables, no se dan cuenta de los peligros. El riesgo de que sufran un atropello es alto, pero si han aprendido a ser buenos peatones y a tener cuidado, el riesgo es menor.

Pero más allá de este riesgo como peatones, debemos pensar también en el valor educativo en general sobre cuestiones de tráfico y circulación. Si los abuelos salen con la bici con los nietos, también se puede aprovechar para enseñar a cómo circular en bici con precaución y respeto.

Y lo mismo si los abuelos llevan en coche a los nietos: hay que enseñarles que dentro del coche hay que llevar siempre el cinturón, acostumbrarles a ir de manera natural en su silla infantil, y de nuevo hay que seguir dando buen ejemplo con nuestro comportamiento cívico, respetuoso y prudente como conductores.

Y si desde pequeñitos los niños han recibido educación vial, y han tenido buen ejemplo, cuando sean adultos serán peatones y conductores más prudentes y seguros, sin duda.