Niños y móviles, ¿por qué les tenemos que pedir que lo dejen mientras pasean?

Niños y móviles, ¿por qué les tenemos que pedir que lo dejen mientras pasean? Niños y móviles, ¿por qué les tenemos que pedir que lo dejen mientras pasean?

Llega un momento en el que el niño no es ya tan pequeño y es hora de empezar a darle responsabilidades. Dejarle ir sólo al colegio es una de ellas. Sin embargo, es importante que en ese proceso de formación y educación le hayamos inculcado valores y comportamientos responsables de seguridad vial: cómo cruzar adecuadamente, el significado de las principales señales, de los semáforos… Todo esto puede caer en saco roto con un teléfono móvil. Hablamos del conocido como ‘peatón tecnológico’, un fenómeno que se da en adultos pero también en los más pequeños. 

Lo vemos a diario: cabeza agachada, tecleando o hablando por el móvil. Se trata del ‘peatón tecnológico’, aquél que no deja el móvil ni un segundo. Basta con pararse detenidamente y mirar a nuestro alrededor y nos encontraremos con esta realidad. Se trata de todo un riesgo para la seguridad vial que también afecta a los más pequeños. 

Más del 20% de los atropellos en países desarrollados son producto de las imprudencias cometidas por ‘peatones tecnológicos’ provocados por despistes con el teléfono móvil. Así lo indica un estudio realizado por British Medical Journal (BMJ). Este dato se ve apoyado por el estudio ‘La seguridad de los peatones: Niños, adultos y mayores (PDF, 6,03 MB)’, realizado por el Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, según el cual, las causas más frecuentes de los atropellos son las infracciones, las distracciones y la velocidad inadecuada. De hecho, la infracción más habitual cometida por los peatones víctimas en 2010 fue irrumpir o cruzar antirreglamentariamente la calzada, algo relacionado directamente con la distracción.

Y es que puede que no seamos conscientes del riesgo que esto supone. La distracción es completa: manos ocupadas, absorción, mirada fijada en la pantalla… en muchos casos, hasta auriculares que evitan que escuchemos lo que pasa a nuestro alrededor. ¿Consecuencias? Cruzan sin mirar, sin percatarse del tráfico, sin observar que viene un coche, no vemos si el semáforo está en verde… 

Es importante inculcarles desde pequeños lo peligroso que puede ser utilizar el teléfono móvil mientras se realizan ciertas tareas como cruzar. Así, conseguiremos que este aprendizaje les sirva para cuando ejerzan otras tareas relacionadas con el tráfico como conducir ciclomotores o automóviles. 

En 2013, últimos datos cerrados de la Dirección General de Tráfico, hubo 12.344 peatones víctimas, 378 víctimas mortales, 2.053 heridos graves y 9.913 heridos leves. Si tenemos en cuenta la edad, observamos el elevado número de accidentes con niños como peatones que se producen. En 2013 hubo 415 niños (peatones) de 0 a 4 años que fueron víctimas en vías interurbanas y urbanas; 1.297 niños de 4 a 14 años y 418 de 15 a 17 años de edad. Irrumpir o cruzar la vía antirreglamentariamente es también durante el 2013 la infracción de los peatones víctimas más cometida. No utilizar el paso de peatones está también como las principales causas.