Transporte escolar, ¿cuál es la manera ideal?

Transporte escolar, ¿cuál es la manera ideal? Transporte escolar, ¿cuál es la manera ideal?

En coche, transporte escolar, transporte público, paseando… muchas son las opciones a la hora de elegir el mejor modo de transporte para llevar a nuestros nietos al colegio o para que van ellos de manera independiente. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el modo más adecuado. La edad, la cercanía del centro, la posibilidad de contar con un adulto para el traslado, la existencia de camiones escolares seguros…todos son factores que debemos sopesar. 

A la hora de elegir un modo de transporte escolar debemos tener en cuenta la disponibilidad de los padres o de nosotros mismos para acompañarles. También debemos valorar la edad del pequeño (si está preparado o no para ir por su cuenta, si es lo suficientemente responsables, si existen caminos escolares seguros que estén vigilados, zonas peatonales… ) Hoy en día muchos centros escolares ofrecen la posibilidad de ir en transporte escolar que, por supuesto, también tiene sus ventajas. Abordamos los diferentes medios y qué debemos tener en cuenta:

El coche es, sin duda, el medio más rápido. No dependes de nadie. Sin embargo, puedes tener una gran desventaja que no puedes controlar: el estado del tráfico. Además, debes valorar si el centro suele contar con aparcamiento, ya que deberás bajar al menor en una zona segura. Por supuesto, recuerda que es obligatorio que los niños con altura inferior a 1,35 metros viajen con su sistema de retención infantil. Te recomendamos consultar el canal www.seguridadinfantil.org para elegir la sillita adecuada. Es una buena opción para aquellos padres que les pilla el colegio de paso. 

Como indicábamos, hoy en día muchos colegios cuentan con su propio transporte escolar. Es importante conocer la seguridad con la que cuenta el vehículo en el que va a viajar el más pequeño. Desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados estos sistemas de retención, ya que es obligatorio que los equipen por fabricación. Tenemos conocer si el autobús utilizado cuenta con este sistema de seguridad. Por supuesto, debemos recordarle al pequeño que es importante que se lo abroche nada más sentarse. Para el menor será una forma de socializarse y de ir dándole más responsabilidades poco a poco. 

¿Has pensado en el transporte público? Es especialmente indicado para aquellos niños que ya han adquirido ciertas responsabilidades y autonomía. Además de contribuir con el medioambiente, es más económico. Indicado sobre todo para aquellos centros escolares que se encuentran a cierta distancia del hogar. Recomendado para niños con una cierta edad. 

Ir al colegio a pie es, sin duda, el modo más saludable. En muchas localidades se han establecido caminos escolares seguros para favorecer el desplazamiento a pie, en bici o en transporte púbico. La Dirección General de Tráfico indica los requisitos que deben cumplir estos caminos. Por un lado, debe contar con aceras limpias y con semáforos que duren lo suficiente para que les dé tiempo a pasar (preferiblemente que no cuente  con luz ámbar). Este transporte debe contar con una parada donde los padres dejen a los niños y de ahí con un adulto, vayan andando al colegio. También suelen contar con la colaboración de los comerciantes y existe la prohibición de aparcar a la entrada y salida del colegio, evitando aglomeraciones. La velocidad máxima suele ser de 30 km/h y debe contar con parking para bicicletas para facilitar el uso de este medio de transporte.

Si los más pequeños van a ir andando, es una buena opción realizar el camino con ellos varias veces para que vean cómo deben hacerlo. Recuérdales el significado de las principales señales de tráfico. 

Una vez hemos tenido en cuenta todos los factores que hemos mencionado, podremos elegir la vía y modo de transporte más seguro.