Niños con necesidades especiales, ¿cómo deben ser trasladados en el coche?

Niños con necesidades especiales, ¿cómo deben ser trasladados en el coche? Niños con necesidades especiales, ¿cómo deben ser trasladados en el coche?

Se estima que en España existe un mínimo de 60.000 niños con algún tipo de necesidad especial relevante desde el punto de vista de su transporte en el automóvil. En muchas ocasiones, los niños con necesidades especiales pueden utilizar asientos convencionales. Sin embargo, frecuentemente es conveniente o imprescindible usar asientos especiales o adaptados a las condiciones particulares de cada niño. Como abuelos, se trata de información muy importante que debemos conocer, ¿cómo debe viajar nuestro nieto si no puede hacerlo como el resto de niños?

En este sentido, queremos destacar el estudio ‘Los niños con necesidades especiales y su seguridad en el automóvil’, realizado por Fundación MAPFRE. En él se aborda la actual situación en España, qué dice la legislación y propuestas de acción. 

En este caso, nos referimos a todos aquellos niños con necesidades especiales que por sus condiciones médicas o psíquicas requieren cuidados o precauciones específicas a la hora de su transporte en el automóvil. Nos referimos así a niños prematuros o de bajo peso , los niños con displasia de cadera, con lesiones de diverso tipo (incluida la paraplejia y la tetraplejia), o que haya sufrido ciertos tipos de intervenciones quirúrgicas, los niños con falta de control o estabilidad de la cabeza o el cuello, con falta de tono muscular, los niños con hiperactividad o con autismo, los niños sordos, escasa o nula visibilidad…

Aunque en muchas ocasiones estos niños pueden utilizar los asientos convencionales, nos encontramos que en ocasiones es preferible que se trasladen en asientos especiales o adaptados a sus condiciones particulares. Lo cierto es que estos asientos especiales o adaptados son normalmente más difíciles de adquirir, por no mencionar que suelen ser también más caros. Las ayudas son escasas o casi nulas.

Por este motivo, muchos son los padres que optan por conseguir una exención legal para el uso de sistemas de retención infantil. Y es que puede resultar una opción más fácil y económica que encontrar alternativas seguras y viables, sobre todo si la discapacidad del niño es temporal. Sin embargo, la alternativa de solicitar un certificado médico que exima de la obligatoriedad del uso de sillitas infantiles de seguridad debería ser realmente excepcional, ya que lo que debe primar en todo momento es la seguridad del menor. 

A la hora de escoger el modo de transportar más seguro para el menor, es importante saber elegir qué sillita adaptada es la más adecuada y cómo colocarla. En Fundación MAPFRE contamos con el canal ‘Seguridad Vial Infantil’, donde podemos encontrar mucha información al respecto. Así, han elaborado recientemente una infografía para saber distinguir un asiento infantil para niños con necesidades especiales de los asientos convencionales.

Además, han creado una infografía sobre los diferentes tipos de sillas para niños con necesidades especiales (capazos especiales, sillas sin resaltos laterales, cojines, collarines y gorros, arnés para el torso, sillas giratorias…):

¿Cuándo pueden usar asientos convencionales? Tal y como indica el mencionado estudio, pueden usarlos los niños que no experimentan dificultades al flexionar las caderas para sentarse, que pueden respirar normalmente si están sentados en posición vertical o semireclinada o, en el caso de los niños de más de 10 kg de peso, que pueden mantener el control muscular de la cabeza y el cuello. En otros casos, sin embargo, dichos asientos convencionales o bien no ofrecen la mejor protección en caso de un accidente, o bien pueden llegar incluso a ser más perjudiciales. 

Por último, queremos destacar la importancia de contar con el apoyo y la información de los profesionales médicos (pediatras, terapeutas ocupacionales, etcétera), que podrán resolver todas nuestras dudas y aconsejarnos sobre la forma adecuada de transportar al pequeño.