Tablets, teléfonos y videoconsolas cuando los niños van en el coche: que sean nuestro aliado, no un problema

Tablets, teléfonos y videoconsolas cuando los niños van en el coche: que sean nuestro aliado, no un problema Tablets, teléfonos y videoconsolas cuando los niños van en el coche: que sean nuestro aliado, no un problema

Ir con niños en el coche no siempre es fácil. Para empezar los niños tienen que ir debidamente sentados, y según su edad, tienen que utilizar un sistema de retención infantil adecuado, e ir bien sujetos, y eso a veces les incomoda, aunque si se acostumbran desde pequeños no suele haber tanto problema.

Lo que sucede es que los niños son niños, y salvo excepciones, les cuesta estarse quietos en el mismo sitio durante mucho tiempo. Un estudio de hace unos años venía a concluir que los niños se empiezan a aburrir en el coche a partir de unos 25 o 30 minutos de trayecto.

Cuando el desplazamiento es corto, como por ejemplo un trayecto breve por la ciudad que dure 10 o 15 minutos no suele haber mayor problema, pero no siempre es así. En los desplazamientos más largos, y sobre todo en los viajes, se pasa mucho tiempo seguido dentro del coche, y esa es una situación complicada para los niños.

Por supuesto el mejor consejo que os podemos dar es que paréis de vez en cuando para descansar unos minutos, bajar del coche y estirar las piernas. De lo contrario, además de que los niños estarán incómodos, serán un peligro de distracción para el conductor. Acordaos de las típicas frases de ¿cuánto falta? ¿llegamos ya? ¿cuándo paramos? Y otras similares que pueden terminar por estresar al conductor.

Una forma de conseguir que los niños pasen el tiempo en el coche de una manera más amena, y más distraídos, es entretenerles con algún juego o juguete. Puede ser un muñeco, un tebeo, los juegos de palabras, etc. En los tiempos que corren es muy fácil que se entretengan también con una tablet, un smartphone o una videoconsola portátil.

Lejos de ser un problema, tenemos que ser capaces de hacer que estos dispositivos sean nuestro aliado. Para empezar, tenemos que evitar que nos puedan distraer con ellos. Si los niños son pequeños, lo mejor que podemos hacer, para quedarnos tranquilos, es supervisar qué hay instalado en la tablet o en el teléfono.

Así podrán jugar a los juegos adecuados para su edad. En la tablet podemos ponerles una película que les guste, una serie, o incluso música, que les haga pasar el tiempo sin darse cuenta.

También podemos limitar el uso de ciertas funciones del teléfono o de la tablet, para que no naveguen por internet por dónde no deben, no realicen llamadas, o no puedan borrar, sin querer, fotos, música o vídeos que estén guardados. Suele ser una aplicación que pone en modo niños la tablet, por ejemplo.

Si el sonido de los videojuegos nos puede molestar, para evitar la distracción, podemos dejarles la videoconsola con unos auriculares portátiles, pero siempre con cuidado de que el volumen no sea muy alto. Incluso podemos encontrar algunos juegos sobre educación vial, que pueden resultarles interesantes para usar cuando van con nosotros en el coche.