Hábitos de vida saludable

Tu cuerpo te lo agradecerá

Hábitos de vida saludable Hábitos de vida saludable

Practicar hábitos saludables es indispensable para sentirnos bien en todos los sentidos, por lo que siempre recomendamos hacer ejercicio físico regularmente para conseguir estar más fuertes y ágiles. La alimentación también es esencial para ello, y realizar una dieta sana de cinco comidas ligeras al día conseguirá que podamos superar todos los retos del día a día satisfactoriamente.

Haz ejercicio regularmente

Los beneficios del ejercicio físico son múltiples pero, sobre todo fortalece y mejora nuestro equilibrio y coordinación en todas las etapas de nuestra vida. También nuestras funciones respiratorias y cardiacas. Además, ayuda a controlar la diabetes, la hipertensión y los niveles de colesterol. Por lo que nunca es tarde para empezar.

Si tienes problemas de coordinación o equilibrio, deportes como el tai-chi pueden ser los adecuados para ti. Si por el contrario no puedes practicar deporte por tu estado de salud, la fisioterapia puede ser la mejor opción.

Sigue una dieta variada y saludable

Nuestro bienestar depende en gran parte de la dieta que seguimos cada día. Lo recomendable es hacer una dieta de cinco comidas al día basada en alimentos ligeros, líquidos, lácteos, nutritivos y fibrosos, que contengan las cantidades adecuadas de calcio y vitamina D.

Somos lo que comemos, y el ejercicio ayuda a reflejar nuestros buenos hábitos alimenticios.

Revisa los efectos de tu medicación

Hay muchos medicamentos que provocan somnolencia o mareo, una de las mayores causas de los accidentes al volante. Por ello, es necesario revisar con nuestro médico o farmacéutico los posibles efectos secundarios. La prevención al volante siempre es positiva, y no debemos confiarnos en ningún momento.

Si tomas un número elevado de medicamentos por prescripción médica, te recomendamos utilizar un dispensador para evitar cualquier tipo de confusión y, así, mantenerte alejado de situaciones de riesgo debido a los medicamentos.

La vista y el oído, sentidos claves para nuestra seguridad

Las alteraciones visuales y auditivas pueden hacer que nos despistemos, que suframos alguna caída, que a la hora de conducir no tengamos los reflejos que teníamos cuando éramos más jóvenes, que no oigamos un coche tanto cuando ejercemos de peatones o de conductores… Por ello, es imprescindible que revisemos nuestra vista y oído con frecuencia, independientemente de cuando tengamos prevista una revisión del permiso de conducir. Evitar riesgos está en nosotros, y este tipo de revisiones los reducen en gran medida.