Tema 1: Quiero ser

Tema 1: Quiero ser, 12 a 16 años Tema 1: Quiero ser, 12 a 16 años

La forma en la que los niños y adolescentes adquieren el conocimiento sobre el mundo social que les rodea se relaciona con tres principales áreas:

  1. El conocimiento de uno mismo y de los demás, que se refiere a cómo el ser humano va elaborando conocimiento acerca de otras personas y su relación con ellas, para que con esta base y a través de su interacción social elabore un concepto de sí mismo.
  2. El conocimiento moral y convencional, relacionado con la adquisición de reglas y normas que regulan las relaciones con otros, siendo las normas morales las que regulan las relaciones interpersonales y las normas convencionales aquellas que establecen las reglas particulares propias de cada sociedad.
  3. El conocimiento de las instituciones lo constituyen las relaciones entre individuos o grupos en sus roles sociales, es decir, va más allá de la relación interpersonal, siendo el objeto de estudio más importante la forma en la que se relacionan las personas a través del rol social que cumplen en su comunidad. Por ejemplo, la relación que se tiene con la cajera del supermercado o con el profesor.

Teniendo en cuenta que los niños que están transitando hacia la etapa de la adolescencia van poco a poco descubriendo y siendo cada vez más conscientes del mundo social y que pueden experimentar las alternativas que su entorno les ofrece, surge el desafío de elegir roles, aprender a desempeñarlos, descartarlos y nuevamente explorar otros, y a través de este proceso encontrar aquel que mejor se adecúe a sus inquietudes.

Durante el proceso, las identificaciones con personas o personajes se vuelven más importantes que la identificación con las actividades que realizan y es frecuente que le resulten más atractivas las materias cuyos profesores gozan de mayor popularidad y simpatía o las profesiones en las que la persona o personaje sea más popular y quieran ser de mayores como aquellas personas con las que se sienten identificados.

Todos estos aprendizajes van sucediendo a través de su interacción con la sociedad y las experiencias vividas en su entorno más cercano. Por esto es muy relevante que la percepción del mundo social que se adquiera por parte del niño o adolescente sea la mejor posible, ayudándolos a través de experiencias a que se conozcan a sí mismos, experimenten el éxito, valoren a los demás, aprendan cómo se regula la sociedad, se pongan pequeñas metas y sepan cuáles son los roles que cumplen las personas en la sociedad y para qué son importantes.

Muchas veces, el énfasis puesto en los resultados de los estudios, acceder a un trabajo mejor, ganar más dinero, etc., nos ha hecho olvidar el principal objetivo de la enseñanza, que es el conocimiento.

Estudiar para saber más, para aprender cómo funciona el mundo, debería ser lo deseable, lo más relevante en la escuela, y no estudiar solamente para conseguir una nota y pasar un examen, porque para ser creativos en una profesión u oficio en el futuro tendrán que amar el conocimiento y sentirse realizados. Lograr una identidad profesional que incluya también el compromiso como persona implica motivación, que es el impulso interno que orienta nuestra conducta y el motor de la acción; y sin motivación nuestra verdadera vocación pierde nitidez, se diluye el entusiasmo, se generan dudas y surge el miedo a no poder lograr los objetivos.

Actividades para desarrollar con los/las alumnos/as

A continuación se proponen una serie de actividades a desarrollar en el aula con el objetivo de apoyar el desarrollo de las siguientes competencias en los alumnos:

  • Ser capaces de proponerse objetivos, planificar y gestionar proyectos con el fin de conseguir lo previsto.
  • Incorporar formas de comportamiento individual que le permitan aprender, convivir, trabajar solo o en equipo, relacionarse con los demás, cooperar y afrontar los conflictos de manera positiva.
  • Ser consciente de sus posibilidades y sus logros por medio del cumplimiento de pequeñas metas personales.
  • Conocer experiencias de vida en las que las dificultades han sido superadas por la voluntad positiva de sus protagonistas.